Monitores Gamining

Los mejores monitores para gaming

Tamaño y resolución de la pantalla

Las resoluciones más empleadas en los monitores actuales son:

  • 1280 x 720 píxeles (720p) para la gama más baja.
  • 1920 x 1080 píxeles (1080p) para la gama media.
  • 2560 x 1440 píxeles (1440p) para la gama alta de entrada.
  • 3840 x 2160 píxeles (4K) para la gama más alta.

La resolución 8K en los monitores todavía no está muy extendida y no existen monitores gaming que la empleen. Ni tarjetas gráficas que permitan jugar en ella con fluidez.

Tipos de entradas de vídeo del monitor y frecuencia de refresco

Como norma, hoy en día casi todos los modelos suelen llevar una o varias entradas de vídeo HDMI. Algunos monitores de gama muy baja también usan el conector D-Sub15 (VGA). Un monitor gaming también podría incorporar una entrada DisplayPort y/o USB C. El primero, especialmente, si se trata de un monitor que emplea tecnologías de refresco variable de la imagen (VRR, Variable Refresh Rate). Y esto es algo que la mayoría de monitores gaming suelen emplear.

La frecuencia de refresco de un monitor también es una manera de diferenciar entre un auténtico monitor gaming, de uno que no lo es. Los monitores normales suelen emplear una tasa de refresco vertical de 60 Hz. Por su parte, podemos encontrar monitores gaming con tasas de refresco que van desde los 75 Hz hasta los 240 Hz hoy en día. La tasa de refresco más extendida entre los monitores gaming es la de 144 Hz, dado que la de 240 Hz queda más reservada para los gamers profesionales que sí necesitan una tasa de refresco tan elevada en sus equipos.

 

Monitores 4k --Top10--

VRR en el monitor gaming

Hay dos tipos de tecnologías VRR en el mercado: AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC. AMD FreeSync es la más extendida, dado que es una tecnología libre, que no requiere el pago de licencias para que el monitor la use. Justo al contrario de lo que sucede con la versión de NVIDIA. Hasta hace poco, para poder usar cada una de estas tecnologías, el usuario debía de tener una tarjeta gráfica de la correspondiente compañía. Es decir, para usar AMD FreeSync el usuario debía de tener una tarjeta gráfica AMD Radeon. Y similar en el caso de NVIDIA G-SYNC.

Esto creaba la situación en que los monitores gaming más baratos se usaban con las tarjetas gráficas menos usadas/potentes. Sin embargo, hace poco tiempo, NVIDIA hizo compatibles sus drivers para sus tarjetas gráficas, de manera que pudieran ser usadas con monitores con tecnología AMD FreeSync.

También el VRR tiene incidencia en el input lag del monitor. De tal manera que, cuanto más alta es la tasa de refresco de monitor, menor es el input lag de este. O lo que es lo mismo, más rápido se registran en pantalla los cambios de movimiento que realiza el usuario. Y, por tanto, mayor precisión al jugar.

Acer Monitor Predator X34P
iiyama G-MASTER Black Hawk G2730HSU-B1
AOC G2460PF
ASUS VX238H
BenQ ZOWIE XL2411P
BenQ GL2480
BenQ GW2480
AOC 24G2U/BK
BenQ EW2480
ASUS VG248QE
AOC G2590FX
Samsung C24F396
ASUS ROG Swift PG248Q
Samsung S24D330H LED
Philips 243V5LHAB/00
ASUS PB277Q
AOC Monitores G2460VQ6
BENQ GL2460HM
Monitor AOC U2879VF
ASUS VP28UQG

Tipo de panel y tiempo de respuesta

Actualmente hay tres tipos de panel en uso para un monitor gaming, cada uno con sus ventajas y desventajas:

  • Paneles TN: suelen tener la peor calidad de imagen pero suelen tener los tiempos de respuesta más rápidos. De hecho, suelen ser muy usados en los monitores gaming con muy elevadas tasas de refresco vertical.
  • Paneles VA: Son bastante mejores que los TN. Soportan una mejor reproducción del color y consiguen unos niveles de negro y de contraste excelentes.
  • Paneles IPS: Superan a los paneles VA en la calidad y la precisión del color, pero los niveles de contraste son bastante inferiores
  • Paneles OLED: Estos nuevos paneles son muy recientes en el mercado. Son muy superiores en características de calidad de imagen a los tres modelos anteriores. Sin embargo, todavía no está completamente resuelto el problema de los quemados de las pantallas que los usan.