Freidoras sin Aceite

Freidoras sin Aceite o freidoras de aire caliente

Porque freidoras sin aceite o de aire caliente

Porque quieres comer sano

Tu salud te interesa. Las frituras están permitidas cuando vas a la fiesta de tu pueblo y te compras una docena de churros, es decir, de manera esporádica, pero vivir de fritos es un atentado contra tu salud, y lo sabes.

Si estás a dieta o eres de los que tienen que controlar el colesterol. Ahí sí que ya no tienes nada que pensar.

Porque no renuncias a -casi- nada

Con una freidora sin aceite los alimentos tienen el mismo aspecto apetecible, intensifican su sabor y evitan todos los perjuicios de la fritada.

Pues es otro detalle a tener en cuenta, que se acabaron los olores. Ese aroma inconfundible a fritanga que puede resultar apetecible cuando vas por la calle a la hora de comer… pero tan desagradable cuando lo tienes metido en casa. Fin. Para siempre. Estos aparatos no dejan rastro odorífero en el ambiente o si lo dejan, se va con la primera corriente de aire gracias a los filtros que llevan incorporados.

Porque es más limpia que una freidora tradicional

Este electrodoméstico es fácil de limpiar. La mayoría de los aparatos son desmontables e incluso tienen piezas que van directas al lavavajillas.

De verdad te prometemos que se puede guardar limpio después de cada uso,

Porque ahorras energía

Desde luego, va a gastar menos que un horno tradicional. Estudia tu modelo, a mayor eficiencia energética, más ahorro garantizado.

Porque tienes poco tiempo

…y el programador ha llegado para salvarte la vida. ¡Enhorabuena! Ya estás descubriendo todas las posibilidades. Si tu modelo tiene programador, una vez que aprendas a controlar los tiempos y las medidas, tu vida cambiará radicalmente. ¡Y no sabes cuánto!

rea

the

gtew

 

Las mejores Freidoras sin Aceite o freidoras de aire caliente

Cosas a tener en cuenta para elegir bien

Todos los modelos tienen alguna particularidad o añaden extras interesantes, pero hay unas cuantas cosas básicas que tienes que tener en cuenta para asegurarte una buena compra. Piensa bien tu compra para no pagar por lo que no necesitas y no quedarte corto por no añadir funcionalidades que luego vas a echar de menos. Atención a estos puntos:

Versatilidad

Mira bien la lista de funciones. Tiene que especificar que pueda freír, tostar, asar, hornear gratinar.

Potencia

La mayoría de los modelos suelen fluctuar entre 1.100 y 1.650W.

Sin embargo hay modelos de mucha potencia con alta eficiencia energética. Esto quiere decir que, aunque gastan más, necesitan menos tiempo para cocinar, así que la cuenta se equilibra.

Capacidad

Prácticamente todas las freidoras sin aceite tienen una cubeta principal y una cesta o rejilla al estilo de las freidoras tradicionales. Entre 1,5 y 3 litros es la medida habitual, aunque para familias numerosas hay modelos de hasta 7 litros. Lo lógico es mirar el volumen que admite, pero hay modelos que te dan la referencia en gramos: 600/800 gramos de capacidad podría considerarse apto para dos personas.

Calcula según tus necesidades. No te compres algo enorme si luego no vas a aprovechar sus posibilidades, acabará siendo un armatroste en una esquina. Y si te quedas corto también acabarás por no usarlo. Es importante que en este punto des en el clavo.

Robot Aspirador
Cafeteras
Fiambreras Eléctricas
Neveras portátiles
Sandwicheras
Escobillas de baño
Dispensadores de gel
Humidificador de aroma
Botellas de agua
Quitanieves
quitapelusas eléctrico
Robot limpiacristales