Teclados Gaming

¿Cable o inalámbrico?

Los gamers profesionales suelen usar teclados gaming por cable, a través de USB, porque es la conexión más rápida, y nunca falla. Pero hoy en día la conexión inalámbrica ha mejorado mucho, y hay teclados gaming inalámbricos con un tiempo de respuesta casi nulo. Comprueba la calidad de la conexión en foros de gamers antes de comprar un teclado inalámbrico.

Mars Gaming MCP118
VicTsing
Logitech G213 Prodigy
KLIM™ Chroma Wireless
VicTsing
Mars Gaming MK320
Rii RM400 Combo Rainbow
Orzly Teclado y Raton Gaming - Combo
Rii RK100
KLIM™ Chroma
UrChoiceLtd T6
HXSJ J50

Membrana vs. teclas mecánicas

 

Hoy en día puedes hacerte con un teclado de PC por apenas 8 o 10€, que sirve tanto para jugar como para trabajar. Se llaman teclados de membrana porque tiene una lámina blanda de goma con un material conductor:

Cuando presionas la tecla la membrana cede y cierra el circuito entre la tecla y el propio teclado que se comunica con el ordenador, detectando la pulsación.

Este sistema se ha mantenido durante décadas (con diferentes evoluciones, como el domo o cúpula de goma de la imagen anterior) porque es muy barato de fabricar, fiable, y aguanta mucho. Estos teclados pueden soportar cinco millones de pulsaciones sin problemas. Pero a la hora de jugar, son limitados.

 

Al requerir presión sobre una parte blanda tienen un recorrido lento, y no hay retroalimentación con el usuario. No sabes si has pulsado la tecla mucho o poco. Además, al basarse en un conector que cierra un circuito, en la mayoría de ellos solo reconoce una o dos teclas al mismo tiempo. Esto no es aceptable en videojuegos que exigen pulsar muchas teclas a la vez.

 

Son suficientes para tareas de ofimática, pero no son muy buenos para gaming. Aún así, encontrarás teclados gaming de membrana, con domo o cúpula de goma, como la imagen anterior. Son muy baratos pero su rendimiento es limitado. Existe también un híbrido, la membrana metálica, que se puede encontrar en el Razer Ornata.

 

Por esa razón nacieron los teclados mecánicos. Cada tecla tiene un interruptor metálico que se cierra cuando se pulsa dicha tecla, estableciendo la conexión que permite saber qué tecla has pulsado.

 

Aquí puedes ver distintos tipos de teclas metálicas. La roja no rebota hacia atrás, y no hace clic. La marrón ofrece resistencia, lo que permite saber lo fuerte que la has pulsado, y la azul además de rebotar, hace un sonido de clic, que sirve para saber cuándo pulsas teclas, y la velocidad a la que lo haces:

Ten en cuenta que la teclas mecánicas, incluso las que no hacen sonido, son más ruidosas que las de membrana. Los teclados mecánicos no son adecuados para teclear en entornos donde hay otras personas, ya que pueden resultar muy molestos.

La principal ventaja de los teclados gaming metálicos es que cada tecla tiene un interruptor independiente, así que el ordenador las reconoce incluso aunque pulses todas a la vez. Son más precisas, más rápidas, y resisten más, al utilizar interruptores metálicos y muelles, en lugar de membranas de silicona o plástico. Un teclado de membrana aguanta 4 o 5 millones de pulsaciones. Uno mecánico, puede superar los 50 millones y seguir funcionando perfectamente. Su carcasa también es más resistente a los golpes.